La Ira y El Enojo

Enojada con iraLa ira es una consecuencia del rechazo que ha tenido la persona y no ha sido tratado. Las personas que son víctimas de un rechazo pueden volverse tan resentidas, amargadas y su escape es el enojo y la ira. La persona rechazada actúa con ira para defenderse.

Uno de los grandes problemas de nuestra sociedad son causados por la ira, y esto también lo vemos en los círculos psicológicos y en la iglesia.

Qué es la Ira?
Es una condición agitada de los sentimientos, debida a una indignación y enfado interno,  apetito de venganza, y causa violencia contra los demás o contra uno mismo.

La ira es provocada por un dolor que la persona sufrió y lleva por dentro.  Es una obra de la carne que tenemos que crucificarla, sino abrimos la puerta a un espíritu de ira y esto trae otros espíritus afines.

En Efesios 4:26-27 dice: “Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27.- Ni deis lugar al diablo.”

Que muestra tener ira o un enojo grande?

Airaos significa:  irritado, enojado, encolerizado, furioso, rabioso.  En otras palabras, un enfado muy grande. Un arrebato de ira costo la entrada a la tierra prometida a Moisés.

En Numeros 20: 7-12. lo explica de la siguiente manera: “Y hablo Jehová a Moisés, diciendo: 8.- Toma la vara, y reúne la congregación, tu y Aarón tu hermano, y hablad a la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias. 9.- Entonces Moisés tomo la vara de delante de Jehová, como él le mando. 10.- Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo! Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de haber salir
aguas de esta peña? 11.- Entonces alzo Moisés su mano y golpeo la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebieron la congregación y sus bestias. 12.- Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí,  para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado.”

La ira y el enojo nos puede costar nuestro matrimonio, amistad, el ministerio, y hasta la  bendición de Dios.

En Proverbio 14:17 dice: “El que fácilmente se enoja hará locuras. 19.- El que tarda en airarse es grande de entendimiento.”
Si estas pasando por alguna situación, te exhorto que hagas esta oración primeramente:

“Padre celestial, yo reconozco que soy un pecador (a) y que mi pecado me separa de ti, me arrepiento de todos mis pecados y te pido perdón, entra en mi corazón, te entrego mi alma, mi vida y te acepto como mi único y suficiente salvador, renuncio a todo pacto con el mundo, con las tinieblas y con mi carne y hago un pacto contigo. Gracias mi Señor, ahora soy una hija (o) de Dios y me apodero de todas tus promesas y bendiciones.”

Ahora como hija (o) de Dios, toma la autoridad y el poder que se te fue dada y repite: “Renuncio a todo espíritu de ira, enojo, resentimiento, amargura y lo echo fuera en el nombre de Jesús de Nazaret.  Soy libre, soy sana.  Gracias Señor.”

Comentarios Cerrados.

Comentarios Cerrados.

Creada por: HagoTuPaginaWeb.com