Caso Real: “Mujer Que Ama Mucho”

Cuando una mujer ama mucho al esposo más que a Dios, se vuelve un amor enfermizo y se nubla el entendimiento de la palabra y vive de acuerdo a lo que dicta su esposo no a lo que dice Dios.

 ¿A qué se debe estos casos?

Porque todavía hay heridas de su pasado y no reconoce que Jesucristo puede llegar a las profundidades de su alma para sanar la confianza destruida que el pecado ha dañado en lo profundo de su alma.

No es que queremos minimizar el trauma que producen ciertos abusos, pero hasta en las situaciones extremas llega un momento en que una persona tiene que decidir si va a vivir otra vez o permanecer sepultada en pensamientos de temor a la confrontación, al miedo a lo desconocido, miedo a estar solo etc.

Jesucristo quiere hacerla libre, pero la persona tiene que hacer la decisión de querer salir de esa situación, de confrontar ese miedo, de creerle a Dios y creer en su palabra.

Dios resumió los 10 mandamientos en dos y estos son los más importantes para una vida feliz, si es que decides cumplirlos a plenitud. Y estos son:

MATEO 22:37-40.- “Jesús dijo: Amaras al Señor tu Dios con todo tu CORAZON, y con toda tu ALMA, y con toda tu MENTE. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amaras a tu PROJIMO como A TI MISMO. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.”

A la luz de la revelación del Espíritu Santo, todo nuestro SER tiene que amar primero a Dios.

Eso quiere decir que lo que amemos después de Dios es con menos intensidad, con más claridad, con discernimiento, con entendimiento y mucha sabiduría.

Dios en su amor lo hizo así para beneficio de sus hijos, para que no sufriéramos. Ya que el ser humano es un ser limitado y egoísta.

Y el segundo mandamiento es parecido, si no nos amamos a nosotros mismos no podemos amar a otros. Valga la aclaración que no hablo de egoísmo sino de darnos a respetar, valorarnos, vernos como Dios nos ve.

¿Cómo vas a dar lo que no tienes?  Solo podemos dar lo que tenemos

Dios nos dice: “Que somos la niña de sus ojos”, “Que nos ha sentado en lugares celestiales juntamente con Él”, “Que nos tiene escondida en su hueco de sus manos”, “Que somos como vaso frágil”

Si amas mas al hombre que a Dios estas en desobediencia a su palabra y lo más triste que no le crees a Dios.

 MUJER: Si tú te identificas con esta mujer que ama más a su esposo que a Dios.

Has esta oración: Padre celestial, yo reconozco que soy pecador y que mi pecado me separa de ti, me arrepiento de todos mis pecados y te pido perdón.

Entra en mi corazón, te entrego mi vida, mi alma y te acepto como mi único salvador.

Renuncio a todo pacto con el mundo, con las tinieblas y con mi carne y hago pacto contigo.

Perdóname Señor por amar más a mi esposo que a ti y a mí misma.

Gracias mi Señor, ahora soy una hija de Dios y me apodero de todas tus promesas para mí.

Renuncio a todo espíritu de rechazo, rechazo a mi misma y temor a ser rechazada, al miedo a estar sola, al abandono.

Y tomo autoridad y el poder que me fue dada y echo todos estos espíritus fuera de mi vida.

_________________________________________________________

Gracias Señor por esta mujer y llénala de tu fuerza, gozo y paz.

“EL AMOR ES LIBRE Y FIRME”

MujerLevantate.com

 

Dejar Comentario, o trackback .

Dejar Comentario

Security Code:

Creada por: HagoTuPaginaWeb.com
Ir a la barra de herramientas